domingo, 1 de diciembre de 2013

Las pulsiones sexuales de Rasputin en el restaurante Yar

Ir a la entrada anterior sobre el 'Hotel Soviétskaya' 

"A medida que el poder de Rasputin creció, lo hicieron también las leyendas sobre sus crímenes y vesanías. Existían terribles historias acerca de sus comportamientos sexuales, algunos de ellos no deseados, incluyendo la violación. Incluso se rumoreó que la hermana del zar, Olga Alexandrovna, había sido víctima de sus manoseos. Además, estaban las borracheras, los días pasados en las casa de baños con prostitutas y las noches trascurridas en juergas en restaurantes y burdeles. El escándalo más famoso tuvo lugar en el Yar, un famoso restaurante gitano en marzo de 1915. Rasputin había acudido allí con dos periodistas y tres prostitutas. Se emborrachó, intentó echar mano de las gitanas, y empezó a jactarse en voz alta de sus éxitos sexuales con la emperatriz. «¿Veis este cinturón? -dijo-. Es obra de su majestad; puedo lograr que haga cualquier cosa. Sí, yo, Grishka Rasputin, podría hacer que la vieja bailara así si lo deseara», y realizó un gesto similar al del acto sexual. Por aquel entonces, todos miraban a Rasputin y varios se preguntaban si realmente era el famoso hombre santo. Rasputin se bajó los pantalones y agitó el pene ante los espectadores. El agente británico Bruce Lockkart, que estaba en el restaurante, escuchó «los salvajes gritos de las mujeres, el vidrio roto y los portazos». Los camareros acudieron apresuradamente, se llamó a la policía, pero nadie se atrevió a presentar acusaciones contra el hombre santo. Las llamadas telefónicas a funcionarios cada vez más elevados llegaron finalmente al jefe del Cuerpo de Gendarmes, que ordenó el arresto de Rasputin. Fue detenido y encarcelado por una noche; pero a la mañana siguiente llegaron órdenes del zar para que fuera liberado".

(Figes, O. (1996) La Revolución rusa (1891-1924). La tragedia de un pueblo. Barcelona: Ed. Edhasa, 2000, pp.65-66)

 Grigori Y. Rasputin (1869-1916) fue un monje que sedujo a la empratriz de Rusia con sus supuestos poderes curativos. Místico, enigmático y extremadamente desaseado, recibió un trato de favor en la corte de Nicolás II confiando éste en su capacidad sobrenatural para curar a Alexis, el joven heredero del imperio, afectado de hemofilia. La obsesión de Rasputin por el sexo es también un enigma. Unos hablan de una verruga en su pene que provocaba orgasmos extraordinarios en las damas de la corte. Otros dicen que era impotente. Sea como sea, las libertades que se tomó durante las dos revoluciones (1905 y 1917) soliviantaron al pueblo ruso, provocando su muerte en 1916 a manos del príncipe Félix Yusúpov y haciendo aún más antipática la figura del zar
Aspecto del Restaurante Yar en 1912, tres años antes del espectáculo lamentable protagonizado por Rasputin durante una comida

 Aspecto actual de la fachada principal del antiguo Yar, convertido en el Teatro Romén. A la vuelta de la esquina, en la calle Raskovoy, se encuentra la entrada al nuevo restaurante del mismo nombre
(Fuentes: entrada anterior sobre el tema)

No hay comentarios:

Publicar un comentario