lunes, 23 de diciembre de 2013

El Club Obrero Zuev

Ir a la entrada anterior sobre 'Clubs Obreros'

"El Club de trabajadores de Zuev situado en 18 Lesnaya Ulitsa de Moscú, es un edificio constructivista diseñado por Ilya Golosov y construido entre 1926 y 1928 para albergar diversos servicios para los trabajadores.

Golosov era un entusiasta de las formas expresivas y dinámicas en lugar de la lógica de los métodos de diseño constructivistas. La fachada del edificio se compone de una escalera cilíndrica acristalada interactuando con plantas rectangulares para crear una composición dramática. Una secuencia de salas pertenecientes al club y vestíbulos abiertos conducen a un auditorio de 850 plazas. Hoy en día algunos acristalamientos han sido tapiados, convirtiendo la imagen del conjunto en una caja más sólida. A pesar de ello el dramatismo sigue siendo inmensamente poderoso".

(Mengual Muñoz, A. (s.f.). Club Zuev. Urbipedia, archivo de arquitectura. Recuperado el 23 de diciembre de 2013 en <http://www.urbipedia.org/index.php?title=Club_Zuev>)

  Con un punto rojo, el lugar donde se encuentra el Club Obrero Zuev, en el número 18 de la calle Lesnaya (esquina con el pasaje Miusskaya). Se halla a tres manzanas de distancia de la Estación de Bielorrusia (plaza Tverskaya Zastava)
(Fuente: Google Maps 23/12/2013)

 Fotografía en color realizada durante los años treinta del edificio constructivista de Ilya Alexandrovich Golosov (1883-1945). El arquitecto moscovita diseñó el Club Obrero Zuev en 1925 y su construcción fue llevada a cabo entre 1926 y 1928 (1927 y 1929 según otras fuentes). Su nombre es un homenaje al cerrajero Stepan M. Zuev, vecino de un depósito de tranvías, que luchó en las barricadas instaladas en este mismo lugar durante los acontecimientos revolucionarios de diciembre de 1905

 Esta fotografía de 1930, tomada pocos meses después de la inauguración del edificio, permite observar con claridad el elemento central de esta joya del constructivismo: un cilindro acristalado que se yergue desde la planta baja hasta la azotea, donde lo cubre un tejado cuadrado, atravesando en su camino el paralelepípedo rectangular del tercer piso. El diseño de este club, inspirado en el cubismo, destaca por los diferentes cuerpos sólidos que se intersecan entre sí de forma asimétrica. Esta estructura dota al conjunto de un dinamismo extraordinario y marca diferencias con el constructivismo estándar de la época

 El cilindro acristalado contiene la escalera de subida a las plantas superiores. Esta solución arquitectónica, que dota de ese dinamismo diferencial a toda la estructura, permitía que desde la calle los transeuntes pudiesen ver el flujo de personas desplazándose por el interior del edificio. No hay que olvidar, sin embargo, que el propósito estético de estos espacios (por otra parte, funcionales) era la exaltación de la revolución industrial llevada a cabo tras la instauración del poder soviético en 1917 (no en vano el club se construyó coincidiendo con la primera década de existencia del nuevo Estado). La escalera recuerda los ascensores que suben y bajan dentro de las fábricas. El ortoedro de la tercera planta sugiere las típicas galerías o corredores elevados que hay en el interior de las plantas industriales. El contraste del vidrio y el hormigon recuerdan las instalaciones fabriles. Esta fotografía de 1933 permite observar un elemento muy peculiar en este edificio: las tres "logias" (espacios abiertos) superpuestas a partir de la tercera planta en el lado derecho de la fachada


 Este club, como todos los demás, estaba destinado a las necesidades culturales de los obreros soviéticos. En su interior se pueden encontrar espacios destinados a las diferentes actividades que el nuevo proletariado ilustrado podía utilizar tras el trabajo: salas de lectura, talleres de escultura y pintura, aulas para recibir formación, salas de baile. Como espacio principal, un teatro con 850 localidades
Fotografía de 1933 realizada en el interior del "cilindro", con los usuarios del club ocupados en diferentes actividades

 Otra fotografía del año 1933 donde se puede ver en todo su esplendor este magnífico edificio constructivista
Esta imagen tomada en algun momento entre 1955 y 1965 permite descubrir los cambios que se produjeron gradualmente en el edificio. En primer lugar, desapareció el letrero con las letras volumétricas que había en la fachada de la calle Lesnaya (fue substituido por un conjunto de letras planas y más simples que sobresalían de la pared). En segundo lugar, fueron tapiadas las ventanas del tercer piso en el lado del pasaje Miusskaya y desapareció el acristalamiento del balcón situado justo debajo. Finalmente, las tres logias fueron tapadas con ventanales. Si a todo esto añadimos el mal estado de la pintura de la fachada, cabe pensar que esos años fueron el inicio de la degradación de la obra de Golosov (éste fue el único edificio constructivista que construyó este arquitecto)


 La primera fotografía (tomada, según la fuente, entre los años 1960 y 1977) y la segunda imagen (entre 1970 y 1980) permiten contemplar el definitivo proceso de "castración" de esta obra a partir de esas fechas. Por un lado, el balcón alargado que había en la fachada del pasaje Miusskaya, despojado con anterioridad de sus ventanales, fue completamente eliminado. Por el otro, las pequeñas barandillas que rodeaban las diferentes azoteas también desaparecieron. Sin embargo, éstas no serían las últimas alteraciones arquitectónicas del edificio
(Fuente: http://oldmos.ru/old/photo/view/97332 y http://oldmos.ru/old/photo/view/108356





Estas magníficas imágenes del interior del "cilindro" fueron realizadas en 1991, año de la desaparición de la Unión Soviética. Muestran un estado muy bueno de las instalaciones, con esas extraordinarias formas rectas y curvadas entrecruzándose en el interior de este espacio
(Fuente: www.oldmos.ru)








Fotografías realizadas por el autor del blog en julio de 2007. Como se puede observar en la primera imagen, el remate final en el proceso de destrucción de este edificio fue la eliminación de una de las tres "logias" acristaladas. El conjunto ha perdido completamente el encanto que tuvo en sus orígenes. Ahora destaca simplemente como curiosidad arquitectónica del efímero movimiento constructivista. Un edificio moribundo, un resto de arqueología urbana con tanta superficie de ladrillo que casi no permite distinguirlo de las burdas construcciones contemporáneas que lo rodean


En mayo de 2013 la fachada del Club Obrero Zuev fue pintada con este color rosa tan extraño. En la entrada hay un letrero que reza ДОМ КУЛЬТУРЫ, es decir, Casa de Cultura (DOM KUL'TURY). Algunos pósters dentro de la vitrina anuncian las actividades culturales que se llevan a cabo en este lugar (obras de teatro, espectáculos). Pese a que arquitectónicamente el Zuev ya casi no tiene nada que ver con el club obrero de los años veinte, sigue conservando la finalidad para la que fue destinada. La aparición de edificios de viviendas a su alrededor, la construcción hace unos años de un gran hotel justo enfrente y la reciente edificación de un centro de negocios a la izquierda del hotel han ensombrecido la presencia del club obrero. Ahora parece más bien un edificio "kitsch" casi imposible de relacionar con la joya arquitectónica que fue en el pasado

No hay comentarios:

Publicar un comentario