sábado, 7 de octubre de 2017

Oliver Stone visita la tumba de John Reed en el Kremlin (y las de Lenin y Stalin)

Ir a la entrada anterior sobre 'John Reed'

En la parte final del cuarto y último episodio de la excelente serie documental The Putin Interviews (Oliver Stone, 2017), el cineasta norteamericano y su esposa Sun-jung Jung, acompañados de todo el equipo de producción y rodaje de la serie, visitan la necrópolis del Kremlin realizando durante el recorrido tres paradas excepcionales: en la tumba colectiva del periodista y revolucionario norteamericano John Reed, en el Mausoleo de Lenin y en la tumba individual de Iósif V. Stalin. Durante ese paseo por el cementerio de la plaza Roja, Stone comenta para las cámaras de su equipo las impresiones que le produce este mítico lugar tan estrechamente ligado a la construcción de las representaciones simbólicas de la URSS. Un rincón de Moscú donde los relojes se detuvieron hace ya mucho tiempo.

The Putin Interviews (traducido aquí como «Oliver Stone: Entrevistas a Putin») se puede ver estos días en Movistar+ y en su servicio de Video on Demand.

Stone entrando en el cementerio de la plaza Roja





Oliver Stone y su gente frente a la tumba de John Reed, compartida con Inessa Armand, Iván V. Rusakov y Semen M. Pekalov

John Silas Reed (Portland, Oregón, 22 de octubre de 1887 - Moscú, 19 de octubre de 1920)







 El director de cine dentro del Mausoleo de Lenin. Pocas cámaras de televisión han podido filmar el interior de los pasillos subterráneos que conducen hasta la sala central del panteón de la plaza Roja. Sin embargo, ni siquiera a Oliver Stone se le permitió rodar frente al cuerpo embalsamado del líder bolchevique. Durante ese recorrido por el Mausoleo, Stone reflexiona en voz alta sobre el «karma» de Lenin y sobre la necesidad o no de enterrarlo definitivamente «para dejarlo ir». También sobre su papel en la historia de la humanidad y la controversia que aún persiste en torno a su figura legendaria. Sorprendentemente, hace un comentario que demuestra un cierto desconocimiento acerca del funcionamiento de este lugar: después de describir con acierto que visitarlo «es una experiencia muy austera y poderosa», que «hay un guardia o dos que siempre están aquí», que «hay que mantenerse callado» y que «no puedes corretear por sus diferentes espacios», añade que el visitante «dispone de tiempo para sentarse, observar todo esto y pararse a pensar». Aquellos que hemos tenido el privilegio y la oportunidad de entrar en el Mausoleo de Lenin en más de una ocasión sabemos que lo que menos se puede hacer en este sitio es «sentarse» y «pararse a pensar». Las largas colas de turistas obligan siempre a mantener un ritmo fluido en el paso de los visitantes alrededor de la urna de cristal, un ritmo que se ve agilizado aún más por las indicaciones que continuamente están haciendo los soldados que montan guardia cerca del ataúd. Queda claro que Stone gozó de un trato de privilegio, por otra parte bien merecido





Oliver Stone paseando frente a las doce tumbas individuales que hay tras el Mausoleo de Lenin. Por orden cronológico de fallecimiento, son las de Sverdlov (1919), Frunze (1925), Dzerzhinski (1926), Kalinin (1946), Zhdánov (1948), Stalin (1953), Voroshílov (1969), Budionni (1973), Brézhnev (1982), Súslov (1982), Andrópov (1984) y Chernenko (1985). En el documental, Stone se detiene frente a la de I.V. Stalin para meditar sobre su relevancia histórica. A continuación, la entrevista con Putin prosigue con un diálogo sobre el líder georgiano











«The Putin Interviews» es un documental de la cadena de TV Showtime con las entrevistas que Oliver Stone realizó al Presidente de la Federación Rusa Vladímir Putin entre julio de 2015 y febrero de 2017. Dividido en cuatro episodios, este reportaje escrito y dirigido por el autor de «Platoon» y «Wall Street» nos acerca a la personalidad del mandatario ruso a través de sus opiniones sobre temas de máxima actualidad y también sobre la historia de Rusia y de la Unión Soviética. Particularmente interesantes resultan sus revelaciones acerca de su vida privada, como los años pasados en Leningrado siendo un adolescente, su reclutamiento por el KGB y la relación que tuvo con sus padres, fallecidos ambos a finales de los años 90. El documental revela así mismo los cinco intentos de asesinato de los que Putin ha sido objeto a lo largo de su carrera política

domingo, 1 de octubre de 2017

El Gran Palacio del Kremlin en tiempos de la URSS

(esta entrada es mérito exclusivo de Albert-ChrisRenko)

"El arquitecto predilecto de Catalina II, Vasili Bazhénov, y el favorito de Stalin, Borís Iofán, son dos figuras clave de la arquitectura rusa. Cada uno representa a su época pero, si cotejamos sus biografías y las de sus obras, parecen dos hermanos gemelos, dos reencarnaciones del mismo destino con 150 años de diferencia, que lograron plasmar como nadie la utopía de la arquitectura rusa. Ambos estudiaron en Italia, inspirándose en los desmesurados proyectos renacentistas. Bazhénov fue el primer arquitecto ruso que instauró el clasicismo como gran movimiento, Iofán fue de los primeros que lo resucitaron y lo convirtieron en el estilo principal de la arquitectura soviética. Ambos soñaron con convertir Moscú en una ciudad ideal e intervinieron en proyectos destinados a cambiar la apariencia de la capital. Fueron dos proyectos emprendidos con gran pompa, pero interrumpidos y cancelados más tarde, dejando tan sólo destrucciones y leyendas.

Vasili Bazhénov empezó en 1767 la construcción del Gran Palacio del Kremlin. Tenía que ser el símbolo arquitectónico del Estado ruso y para darle mayor visibilidad posible fue demolida la parte de la muralla del Kremlin que daba al río. Según el proyecto, hacia la orilla del Moscova bajaría desde el palacio un jardín con amplias escalinatas y los puentes desplegarían un abanico de avenidas. La perspectiva abierta del Kremlin al principio fascinó a Catalina, pero la envergadura de la obra la amedrentó tanto que mandó parar los trabajos y ordenó reconstruir la muralla. El único recuerdo del palacio de Bazhénov son los contrafuertes fijados en la resquebrajada catedral del Arcángel como consecuencia de los trabajos.

La idea del palacio fue retomada un siglo más tarde por Konstantín Ton. Su Gran Palacio en estilo neorruso ocupa gran parte de la perspectiva del Kremlin desde el río y cuesta imaginar cómo el proyecto de Bazhénov hubiera podido ser diez veces mayor. La injerencia de Ton une a Bazhénov con su gemelo soviético: la catedral de Cristo Salvador, también de Ton, fue demolida para ceder el sitio al Palacio de los Soviets proyectado por Borís Iofán. El Palacio de los Soviets tenía que ser otro símbolo, el del triunfo del socialismo con la gigantesca estatua de Lenin perdida entre las nubes. Los trabajos duraron ocho años, exactamente los mismos que los de Barazhénov. No fue el voluble antojo regio lo que paró las obras, sino el comienzo de la guerra. La piscina sustituyó a la frustrada construcción hasta que la catedral reedificada borró cualquier recuerdo material del palacio de Iofán".

(Pigariova, T. (2001) Autobiografía de Moscú. Barcelona: Ed. Laertes, 2001, pp. 134-135)


 El Gran Palacio del Kremlin (punto rojo en el mapa) fue construido entre 1838 y 1950 por iniciativa el zar Nicolás I. Su autor, el arquitecto ruso-alemán Konstantín A. Ton, se inspiró para su diseño en el arte bizantino y en elementos característicos del Medievo ruso para las fachadas exteriores, y en el clasicismo y el barroco para los ornamentos del interior. Con unas dimensiones de 125 metros de largo y 44 metros de ancho, el palacio posee 700 salas distribuidas a lo largo de 25.000 metros cuadrados y dos pisos (la segunda planta tiene dos filas de ventanas)

Plano del Gran Palacio del Kremlin aparecido en la guía de viajes alemana «Baedeker» («Rusia, Handbuch fur Reisende», Leipzig, 1897). Enmarcadas en un rectángulo rojo las Salas Andreyevskiy ("de la Orden de San Andrés", con la letra «f») y Aleksandrovskiy ("de la Orden de San Alejandro", con la letra «e») que entre 1933 y 1934 fueron reformadas y unificadas convirtiéndose en la Sala de Conferencias del Soviet Supremo de la URSS. En el palacio destacan también la Sala Gueorguievskiy ("de la Orden de San Jorge", con la letra «d») y el Palacio de los Terems («r»). La estructura de la izquierda es la Armería, a la cual se encuentra unida el Gran Palacio

La Sala Andreyevskiy fotografiada entre 1890 y 1896, con el trono imperial al fondo

Fachada principal del Gran Palacio del Kremlin entre 1890 y 1897

Vista en dirección suroeste desde la fachada principal del Gran Palacio del Kremlin (mirando hacia la derecha), captada en 1896. Exceptuando el gran número de edificios construidos en esta parte de Moscú a lo largo de los últimos 120 años, el paisaje no ha cambiado en exceso. Actualmente, en ese mismo encuadre siguen apareciendo las torres Vodovzvódnaya y Borovítskaya y, al fondo, la copia de la Catedral de Cristo Salvador, construida entre 1995 y 2000 a partir del original de 1839 (obra también de Ton)

El II Congreso del Komintern (Internacional Comunista) reunido en 1920 en la Sala Andreyevskiy del Gran Palacio del Kremlin, con Lenin en primer término sentado junto a otros asistentes a la reunión. Este espacio, que aun tardaría 14 años en ser adecuado como sala de conferencias, fue habilitado para tal fin colocando mesas y sillas de forma improvisada entre sus paredes y columnas 

El Comisario del Pueblo G.V. Chicherin acompañando a un delegado extranjero en la entrada principal del Gran Palacio. Este instante fue captado entre 1920 y 1924

Representantes de la IV Conferencia del Komsomol sentados en 1929 en la pendiente de la colina del Kremlin que desciende al río Moscova, frente al Gran Palacio

El Presídium de la Conferencia de la Sociedad de los «Viejos Bolcheviques» en la Sala Andreyevskiy del Gran Palacio, dando la espalda a la puerta que comunica esta sala con la Aleksandrovskiy. La fotografía es de 1931-1932 y fue realizada en dirección este

En 1934 se iniciaron las obras de remodelación de las Salas Andreyevskiy y Aleksandrovskiy para convertirlas en la Sala de Conferencias del Soviet Supremo. Esta fotografía (de los años 80) muestra el único cambio significativo que sufrió la fachada exterior del Gran Palacio: la aparición del anagrama «CCCP» junto al escudo de la Unión Soviética en substitución de los símbolos zaristas. Curiosamente, estas cuatro letras y el emblema del país encajaron perfectamente en el diseño de la torre superior que Konstantín Ton había hecho en el siglo XIX

Reunión en la Sala de Conferencias del Soviet Supremo en 1936, dos años después de su inauguración. Las obras de unificación de las dos grandes salas del Gran Palacio fueron dirigidas por el arquitecto Illarión A. Ivanov-Shits (1865-1937)

Vista de la ciudad de Moscú desde el «terraplén de Sofía», justo enfrente del Gran Palacio del Kremlin, en 1938. Al fondo aparece el recién estrenado puente Bolshoy Moskvoretskiy

Representantes del Ejército Rojo presiden en 1938 la primera sesión de una reunión del Soviet Supremo de la URSS. Se ve con claridad como algunos de los asistentes, aún siendo ciudadanos soviéticos, sujetan un auricular mientras escuchan la traducción simultánea de las conferencias. El motivo es que éstas se podían pronunciar en cualquiera de las lenguas oficiales de los pueblos de la Unión Soviética. Dichos auriculares permanecieron en la sala tras la desaparición de la URSS y solo fueron retirados unos días antes del inicio de las obras de reconstrucción del interior del Gran Palacio en 1994

Miembros del XVIII Congreso del PCUS fotografiados en 1939 en la Sala Gueorguievskiy del Gran Palacio. En primera fila, Stalin rodeado de sus más fieles colaboradores en el Politburó, como Kalinin, Voroshilov, Mólotov, Malenkov y Beria

Los Mariscales de la Unión Soviética Iván S. Kónev y Konstantín K. Rokossovski abandonando el Gran Palacio del Kremlin en algún momento entre 1945 y 1947

Discurso de I.V. Stalin durante el XIX Congreso del PCUS celebrado 1952

Una votación en el Soviet Supremo celebrada en 1953. Tal como muestra la imagen, la excesiva longitud de la Sala de Conferencias impedía que los asistentes sentados en las últimas filas pudiesen ver con claridad lo que sucedía en la tribuna

La Sala de Conferencias en 1954, durante el XII Congreso del Komsomol

Celebración de la Nochevieja en la Sala Gueorguievskiy del Gran Palacio del Kremlin. La fotografía fue tomada un 31 de diciembre entre los años 1954 y 1959

Vista en dirección oeste de la Sala de Conferencias del Soviet Supremo, con la tribuna y la estatua de Lenin al fondo. La imagen es de 1956. Seis años más tarde, en 1962, los Congresos del PCUS pasaron a celebrarse en el nuevo Palacio de Congresos del Kremlin

El Gran Palacio del Kremlin en la década de los años 60

Otra celebración de una Nochevieja en la Sala Gueorguievskiy. En esta ocasión, la de 1965 con el lema «El año nuevo llega en cohete»

La actriz Sofía Loren en 1965 durante una visita a la sede del Soviet Supremo de la URSS

En 1970 las sesiones del Soviet Supremo se trasladaron a la sala principal del desaparecido Palacio del Presídium, donde se celebraron hasta los últimos días de la URSS. La fotografía data de 1979, durante un evento en la Sala de Conferencias

La puerta de entrada principal del Gran Palacio en 1984


Exterior e interior del Gran Palacio en 1986






Imágenes de la Sala de Conferencias del Soviet Supremo de la URSS tomadas desde diferentes ángulos y en distintas épocas de sus sesenta años de existencia (1934-1994)


Fotografías de la inauguración del I Congreso de Diputados Populares de la RSFSR en mayo de 1990, con dos pantallas colocadas a ambos lados de la tribuna para facilitar el seguimiento de las sesiones. Dicho Congreso fue creado a finales de 1989 y siguió reuniéndose en este lugar hasta 1993. Sin embargo, el X y último se celebró en la Casa de los Soviets (la «Casa Blanca»), que fue el que resultó bombardeado por orden de Yeltsin durante el golpe de Estado de ese año

Tras la disolución de las cámaras legislativas decretada por Yeltsin (otorgándose a él, como presidente, todos los poderes), la estatua de Lenin desapareció de la sala y fue substituida por la enseña tricolor rusa. Tras la tribuna aparecieron las banderas de las diferentes repúblicas que integran la Federación Rusa

La cronología de la demolición de la Sala de Conferencias del Soviet Supremo no está del todo clara. Esta foto es, supuestamente, de 1995, con los operarios retirando los escritorios de la platea de la sala, pero con la estatua de Lenin aún instalada al fondo de la tribuna, contradiciendo la imagen anterior. Una hipótesis plausible es que la estatua hubiese podido estar cubierta por una cortina (la que sostenía la bandera tricolor) durante los últimos meses de funcionamiento de este lugar como cámara parlamentaria, entre 1993 y 1994. Algunos testigos presenciales afirman que dicha estatua fue extraída por un helicóptero a través de un agujero abierto en el techo. Nunca ha vuelto a ser vista


Obras de reconstrucción de las antiguas salas en 1999, el año de la finalización de los trabajos iniciados cinco años antes



Imágenes actuales del resultado de aquellas obras, una copia imitando la antigua Sala Andreyevskiy

Imitación de la Sala Aleksandrovskiy tal como está hoy en día, contigua a la de Andreyevskiy. Tras esa puerta estuvo instalado en 1931-1932 el Presídium de la Conferencia de la Sociedad de los «Viejos Bolcheviques» (ver fotografía)





Buena parte de los espacios interiores del Gran Palacio del Kremlin ya no son los de un palacio histórico, sino un conjunto de decorados al modo de un parque temático. Lo atestiguan los materiales de mampostería y de baja calidad empleados en las obras de reconstrucción. Se trata, en definitiva, de un escenario que utiliza los falsos oropeles del zarismo en una nueva Rusia sin zar

Cinco águilas bicéfalas substituyeron el escudo de la URSS y el anagrama «CCCP»

El paisaje desde las ventanas del Gran Palacio sigue siendo muy parecido al de 1896 (ver fotografía)

Fotografía de la fachada principal del Gran Palacio del Kremlin captada en el verano de 2007 por el autor del blog. A la derecha, en el extremo inferior de la imagen, se ven los dos faroles paralelos (diferentes al resto) que flaquean la entrada a la antigua sede del Soviet Supremo de la URSS (ver fotografía de 1984). Actualmente, esta acera que bordea la fachada del palacio es lugar de paso para los miles de turistas que visitan a diario la ciudadela del Kremlin. Desde hace tres años el Gran Palacio es la residencia ceremonial del presidente de la Federación Rusa