domingo, 16 de julio de 2017

Recuerdos de una niña rusa lejos de su patria


Cora dejó Rusia cuando tenía tan solo dos años. Desde entonces, hace casi una década, ha crecido feliz, acompañada y estimada lejos de su país de origen. Un país al que algún día regresará para visitar la ciudad que la vio nacer y remendar las partes borrosas de su pasado en el lienzo de su biografía. Cora es además una gran artista y gracias a ese talento incipiente podemos conocer la visión que tiene de Rusia, una percepción sesgada por el tiempo y la distancia pero que pone de manifiesto una extraordinaria mezcolanza de pasado, presente y futuro aderezada con recuerdos fugaces y detalles de su personalidad. 

Una palabra, "Rusia", cuya sonoridad relaciona de forma automática con Siberia, los Urales, Ekaterinburgo, el trigo sarraceno, los abedules, la nieve, el frío, el hielo, Pasha, Moscú, un avión, la embajada, su pasaporte y Viujino.

Bon viatge, Cora! (cuando llegue el momento).


No hay comentarios:

Publicar un comentario