martes, 14 de julio de 2015

La tumba del actor Vasili M. Shukshín en el cementerio de Novodévichi (y su placa en la calle Bochkova)


El actor, escritor, guionista y director de cine Vasili Makárovich Shukshín (Srotski, Montes Altái, 1929 - Klétskaya, Volgogrado, 1974) está enterrado en el cementerio de Novodévichi.


 La tumba de Shukshín (rodeada en este plano con un círculo) se encuentra en el sector 1 del cementerio, en la esquina junto a los sectores 2, 3 y 4. En el mapa oficial de la necrópolis aparece catalogada con el número 188

 La tumba del actor, muy sencilla si la comparamos con otras de Novodévichi, está adornada con una columna y una lápida rectangular, ambas cubiertas de mármol. En la lápida constan su foto, su nombre y las fechas de nacimiento y defunción. Y en un lateral pende lo que podría representar una capa


La vida de Vasili Shukshín es tan legendaria como el argumento de muchas de las obras que escribió y de las películas que dirigió e interpretó. Hijo de campesinos en el remoto territorio de Altái, su padre fue fusilado en 1933 (cuando él tenía 4 años) durante las campañas de colectivización en la Unión Soviética. Antes de dedicarse al mundo del cine trabajó en un koljós, en una planta de metal, en una de tractores, como profesor de Lengua Rusa y como marinero en la flota báltica. En 1954 ingresó en el Instituto Pansoviético de Cinematografía teniendo como profesores a Serguéi Guerásimov y Mijaíl Romm, y participando como actor en el trabajo de graduación de Andréi Tarkovski. Su primera película como director ("Zhivet takoy paren") fue galardonada en 1965 en los festivales de cine de Leningrado y Venecia

El 2 de octubre de 1974 Shukshín falleció mientras dormía a bordo del barco 'Dunai' ('Danubio'), en pleno rodaje de la película "Ellos lucharon por la patria", dirigida por Serguéi Bondarchuk. El 'Danubio', anclado en el río Don, en la localidad de Klétskaya (a 230 kilómetros al noroeste de Volgogrado), era usado como hotel flotante por algunos miembros del equipo. Los forenses determinaron que el actor murió debido a un ataque al corazón. Sin embargo, su repentino fallecimiento a los 45 años de edad siempre ha estado rodeado de un aura de misterio. Se ha especulado que pudo ser envenenado, pero no hay pruebas sólidas que avalen esta hipótesis

Fotografía del cadáver de Shukshín (según el bloguero Stanislav Sadalsky) en su camarote del barco 'Danubio'. El cuerpo fue descubierto por su gran amigo Gueorgui Burkov. Shukshín padecía una grave úlcera de estómago fruto, entre otras causas, de su adicción al alcohol, un hábito que había abandonado en los últimos años a raíz del nacimiento de su hija pequeña 


El barco 'Dunai' se encuentra abandonado y en estado de chatarra en el puerto fluvial de Volgogrado. Transcurridos cuarenta años desde su fallecimiento, Shukshín todavía es objeto de veneración por parte de sus fans que han convertido este lugar en un mausoleo espontáneo dedicado al actor. Muchos de estos seguidores han inscrito sus nombres en el casco del barco como homenaje a su ídolo



Vasili Shukshín, prácticamente desconocido en Occidente, tiene muchos monumentos erigidos en su honor a lo largo y ancho de Rusia. Uno de ellos es un altorrelieve en una de las esquinas del edificio de Moscú donde residía antes de fallecer, en el número 5 de la calle Bochkova. Este bloque de apartamentos se encuentra cerca de la avenida Mira y a unas cuantas manzanas de distancia del VDNJ

No deja de ser una coincidencia asombrosa que Shukshín falleciese en el río Don mientras interpretaba al soldado Pyotr Lopajin, un personaje de ficción que en la película bélica de Bondarchuk participaba en la fatídica y trascendental campaña del Ejército Rojo en el Cáucaso, durante la Segunda Guerra Mundial. Al final del film, en el que Shukshín ya no pudo actuar, el regimiento soviético se dirige hacia Stalingrado en lo que suponía una muerte prácticamente segura para todos ellos, precisamente a orillas del Volga o del Don. Una fatal coincidencia que ha ayudado a mitificar a este excelente escritor y cineasta que, de haber vivido más años, hubiese dejado una estela de obras maestras en los anales de la cultura rusa. Pese a su prematura desaparición, nos legó más de un centenar de historias cortas, veintiocho interpretaciones en películas soviéticas, media docena de films dirigidos por él y varias novelas y obras de teatro.

La ficha completa de su última película se encuentra disponible en el excelente blog: Cine Rusia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario