lunes, 25 de marzo de 2013

Kim Philby en el hotel Minsk

Ir a la entrada anterior sobre 'Kim Philby'

"Con la aparición de la serie de The Sunday Times sobre Philby en noviembre de 1967, el KGB decidió que sería una buena idea que se publicara la propia versión de Philby de aquellos acontecimientos. Dado que Philby había escrito un extenso relato sobre su vida como parte del examen de los primeros tiempos en la Unión Soviética, no fue difícil convertir parte de ello en un manuscrito. Harold Evan, editor de The Sunday Times, recibió rumores del libro y escribió a Philby diciéndole que el periódico podría estar interesado en publicarlo. Fue por este motivo que Evan envió a [Murray] Sayle a Moscú.

Sayle recuerda: «Evans recibió un telegrama de Philby diciendo: 'Envíen a alguien con poderes para negociar. Philby'. Pero no constaba la dirección, de modo que, cuando Evans me envió a Moscú, el primer problema fue hallar a Philby. Alguien me había dicho en Beirut que Kim se interesaba apasionadamente por el críquet. Ahora, los resultados del críquet no se publican en Izvestia, de modo que me pareció una conjetura acertada que Kim obtuviera un ejemplar de The Times por vía aérea. Así que fui a la oficina de correos donde los extranjeros reciben la correspondencia y me quedé esperando toda una tarde. No fue fácil, porque los milicianos me hacían circular.

»A la mañana siguiente fui de nuevo y vi aparecer a un inconfundible inglés: camisa de lana, corbata tejida y una especie de chaqueta deportiva. Debía de ser Kim Philby. De modo que me acerqué a él y le dije: '¿Señor Philby?' Me preguntó en qué hotel me hospedaba y dijo que me llamaría. Volví al hotel, esperé un rato y me llamó. 'Minsk Hotel -me dijo-. Habitación cuatro tres seis. Esta noche a las ocho.' Y colgó. Fui al Minsk y le mostré a la recepcionista el número. Ella levantó tres dedos, así que subí al tercer piso, que parecía totalmente desocupado. Había un hombre de traje azul con un bulto bajo el hombro en un extremo del pasillo y otro en el otro extremo. Algo turbado, encontré la habitación y llamé a la puerta. El cuarto era pequeño y a través de la ventana se veía la Plaza Roja. Y ahí estaba Kim, sentado a la mesa, en una de las dos sillas, con un portafolios, una botella de vodka y dos vasos.

»Intercambiamos saludos y luego me dijo: 'Voy a suponer que usted es agente de un servicio hostil. Permítame advertirle, no podría avanzar ni seis metros en el pasillo.' Le dije: 'Está bien, Kim. Muy justo. En su situación, también yo tendría ciertas sospechas de los visitantes de Londres. Pero soy un simple periodista. Soy australiano y me llamo Murray Sayle. ¿Para qué quiere vernos?' Entonces me dijo: 'Bien, siéntese y tómese un vodka'. La mayoría de las conversaciones de Kim comenzaban con un 'Tómese un vodka.'

»Lo que propuso en aquel primer encuentro -que duró varias horas y la mayor parte de la botella- fue un acuerdo muy complicado. En primer lugar dijo que quería publicar su libro. (...)"

(Knightley, P. (1988) Philby, Maestro de espías. Barcelona: Ediciones B, 1989, pp.  250-251)

 Plano de 1980 con la situación del hotel Minsk en la calle Gorki (actual Tverskaya), entre la plaza Pushkin y la plaza Mayakovski (en la parte superior izquierda del mapa). El rectangulo rojo sobre el mapa está situado sobre la desembocadura del pasaje Degtiarnyy en la calle Gorki. No se trata de ningún error: este pasaje "atravesaba" la planta baja del hotel. Y lo sigue haciendo actualmente en el nuevo edificio que lo substituyó hace unos pocos años. Por otra parte, el plano de 1980 permite observar un triángulo interesante formado por el hotel Minsk, la sede del KGB (a la derecha) y el Ministerio de Comunicaciones (la Tsentralny Telegraf), que es el lugar donde posiblemente Murray Sayle vió por primera vez a Philby. No debe ser casual que Philby eligiera este hotel, discreto pero relativamente cercano a la Lubyanka


 Dos imágenes del hotel Minsk, en dirección sur (hacia la plaza Roja). La primera foto es moderna y aparece en una página web sobre hoteles en la que ya se anuncia su demolición (http://www.hotelinspector.com/hotel_minsk.htm). La segunda fotografía es de los años sesenta (http://englishrussia.com/2012/01/31/the-moscow-of-the-60s/). El hotel Minsk estaba situado en el número 22 de la calle Gorki (actual Tverskaya) y todavía sigue presente en algunas páginas web de reservas de hoteles en Moscú (http://www.rus-tours.com/msc_minsk.html). En una de ellas (tripadvisor.com) se puede leer una curiosa reseña que habla precisamente del ambiente de "película de espías" que se respiraba en este decadente lugar: "Find another place to stay! The hotel looks good from outside,but inside it belongs in a really bad spy movie! The hotel is not very clean and little attention is paid to the ambiance. Having said that the staff are friendly and do the best they can with what they have". Murray Sayle afirma en su relato (en el libro de Phillip Knightley) que desde la habitación 436 "se veía la plaza Roja". Sin embargo, observando las fotos del hotel resulta difícil imaginar cómo se podía ver la plaza Roja desde una planta tan cercana a la calle en un hotel tan alejado del Kremlin (no resulta tan improbable desde las plantas más altas y desde las habitaciones de la esquina). Tendremos que fiarnos del comentario del periodista australiano

Vista desde una de las habitaciones del hotel Minsk, en el verano de 1964. La calle que se abre justo enfrente del hotel era la Sadovskiy
(Fuente: http://www.sovietmoscow.ru/)
 

 Después de la demolición del hotel Minsk, la empresa PFB inició la construcción en su lugar del 'International Moscow Tverskaya - Hotel & Office Centre'. Según esta empresa, una parte de la fachada del hotel Minsk fue conservada y restaurada por estar catalogada como "patrimonio arquitectónico". Sin embargo, las fotos actuales no permiten observar la parte del viejo edificio que ha sido conservada. La fachada del nuevo complejo no recuerda en absoluto el aspecto del hotel Minsk 
(Fuente: Google Maps 16/02/2013)

 Fotografía tomada en diciembre de 1979 frente a la Tsentralny Telegraf, en la calle Gorki, en dirección hacia la plaza Roja (a la izquierda de la imagen asoma la fachada del hotel Intourist). Se trata del lugar donde Philby recibía su ejemplar de The Times y donde Murray Sayle lo abordó antes de la entrevista en el hotel Minsk, que se encontraba en la misma calle, unos cientos de metros en dirección Norte. En el número 26 de la calle Myasnitskaya, al Noreste de la plaza Lubyanka, existe otra oficina de correos igualmente importante, construida en la época zarista

No hay comentarios:

Publicar un comentario