viernes, 26 de septiembre de 2014

Exposición "El mito del querido líder" ("Миф о любимом вожде"), en el Museo Estatal de Historia de Moscú. Hasta el 13 de enero de 2015


Página web del Museo Estatal de Historia con la publicidad sobre esta exposición

Desde el 26 de marzo de 2014 hasta el 13 de enero de 2015 se celebra en el Museo Estatal de Historia de Moscú la exposición "El mito del querido líder". La página web del museo explica lo siguiente: 

La primera demostración a gran escala de la colección del antiguo 'Museo Central V.I. Lenin' estuvo dedicada a los líderes del estado soviético, Vladímir Ilich Lenin y Iósif Vissariónovich Stalin.

En enero de 2014 se celebró el 90º aniversario del fallecimiento de Lenin. La muerte del fundador del Estado soviético se convirtió en una excusa para crear un museo dedicado a su figura, que en 1925 comenzó como una exposición en una de las salas del Museo de la Revolución. Transcurridos diez años, se acordó abrir cerca de la Plaza Roja el 'Museo Central V.I. Lenin'. Durante más de medio siglo el museo expresó el compromiso revolucionario de Lenin y Stalin, líderes históricos que personificaban la política del Partido Comunista en el poder. Este hecho determinó su destino final en la Rusia postsoviética, ya que fue clausurado en noviembre de 1993.

Existen más de cien mil objetos simbólicos, repartidos en diferentes museos, que atestiguan la construcción del culto político a Lenin y Stalin como método de transformación de las figuras históricas reales en caracteres del sistema socialista. Las más de mil piezas recolectadas para esta exposición dan una idea sobre cómo crear y mantener el mito político del "querido líder".

La exposición consta de las siguientes secciones:

1) Vida y actividad de V.I. Lenin en Rusia y la URSS.


2) Pinturas, carteles, esculturas, noticiarios, fotografías, artículos personales, apuntes originales de Lenin y primeras edición de sus obras.


3) Dirigentes de la Internacional Comunista.
 

Ver el tráiler

En la exposición se puede contemplar el lienzo monumental "Inauguración del II Congreso de la Internacional Comunista", obra de Isaak Brodsky, que representa a más de trescientos líderes rusos y extranjeros del movimiento comunista internacional reunidos en Rusia para discutir los planes de la revolución mundial. Su exhibición estuvo prohibida durante 62 años.



Lenin y Stalin. Evolución de la imagen del líder

La colección de carteles permite hacerse una idea sobre cómo se creó el mito y su posterior desvanecimiento. La figura de Stalin se convirtió en un elemento visual alrededor del cual giraban todas las demás personas y eventos. Se pueden ver algunas pertenencias de los líderes soviéticos, como por ejemplo las gorras de Lenin y las pipas de Stalin.

Los objetos perdidos del museo

En julio de 1953 el Comité Central del PCUS aprobó una resolución para convertir la dacha de Stalin en un museo dedicado a su memoria, siguiendo el modelo del 'Museo V.I. Lenin' en la localidad de Gorki. Tras el informe presentado por N.S. Kruschev en el XX Congreso del Partido, la exposición fue desmantelada y todas sus pertenencias y regalos fueron ocultadas al pueblo durante décadas, almacenándolas en depósitos especiales.

Retratos "exóticos"

La exposición permite contemplar innumerables retratos de Lenin elaborados por artesanos de 83 países diferentes a partir de materiales de desecho: plumas, granos, pedazos de tela, hojas de tabaco, trozos de piedra, piezas de radios... También varias clases de bordados y retratos de Lenin pintados en cintas.

"La gran pérdida"

Así mismo el visitante se encontrará con las máscaras mortuorias de Lenin y Stalin, banderolas conmemorativas, coronas fúnebres, modelos de madera y una imitación del sarcófago de N.V. Tomsk que hay en el Mausoleo de Lenin.

Monumento al Gran Líder

Hay también una gran colección de diferentes bocetos de esculturas de Lenin y Stalin, así como tarjetas postales de monumentos que no se conservan en la actualidad. También se exhibe una colección de regalos pertenecientes a ambos.

Ver los vídeos:


La exposición ha despertado mucha expectación en la capital rusa. En primer lugar, porque ofrece la posibilidad de contemplar piezas que han permanecido ocultas durante más de veinte años y que pertenecen a una era social y política anterior a la actual. También porque trata las figuras de Lenin y Stalin como mitos construidos a partir de la propaganda soviética, sin entrar en juicios de valor sobre sus respectivos papeles en la Revolución de Octubre y en el liderazgo de la Unión Soviética. Esta exposición está permitiendo que las nuevas generaciones se acerquen sin complejos a una parte esencial de la historia rusa que hasta ahora había resultado un tanto incómoda de mostrar, sobre todo por la proximidad en el tiempo de la traumática transición de la sociedad soviética a la postsovietica. Pero sobre todo, "El mito del querido líder" está haciendo que los rusos más veteranos se enfrenten con su propio pasado de una forma nostálgica e ideológicamente aséptica, sin valorar desde una perspectiva "historicista" la forma en que asimilaron individualmente todo ese imaginario colectivo. Para muchos, la visita a esta muestra es un acto casi terapéutico, de reconciliación con el envoltorio ideológico de sus años de juventud y, en algunos casos, de madurez.

En una de las páginas web que contienen fotografías tomadas en la exposición, su autor realiza una serie de comentarios que ponen de manifiesto los interrogantes que la mayoría de rusos aún se plantea cuando se enfrentan con este pasado inmediato que ha sido silenciosamente reprimido en la memoria de muchos de ellos. Por un lado, el autor comenta que el uso de la palabra "mito" parecía hacer referencia en un primer momento a toda una época que él recuerda como "muy real". Sin embargo, tras la visita a la exposición, la filosofía que ha percibido en todo el montaje le ha sacado de su error: el mito consiste en la construcción simbólica de sus "queridos líderes", no en la existencia misma del país que vio nacer, crecer y morir a toda una generación. A continuación el autor se pregunta: "¿Se vivía mejor antes?". La conclusión es que no se puede contestar a esta pregunta: "La época soviética era diferente". Y la reflexión final es lapidaria: "Hoy en día tenemos más libertad y hay oportunidades que antes no teníamos, pero las que teníamos antes eran gratis. Ahora hay cosas que sencillamente no podemos tener".

A aquellos afortunados que puedan asistir a esta magnífica exposición (hasta el 13 de enero de 2015) les esperan joyas como las que vienen a continuación:




El abrigo que llevaba Lenin el día en que fue objeto de un atentado terrorista en 1918. Las marcas muestran los orificios de bala, una de las cuales aparece en la tercera imagen
(Fuente: cortesía de Vladiboctok del foro casarusia)

Colección de pipas de Stalin

La mítica mesa de trabajo de Lenin, la que tenía en su despacho del Palacio del Senado del Kremlin

El moderno sarcófago de Lenin, obra de N.V. Tomsk

La vajilla que utilizaba Stalin

"Inauguración del II Congreso de la Internacional Comunista", obra de Isaak I. Brodsky (1884-1939). El espacio representado es el salón de actos del Palacio Táuride, en el Petrogrado de 1920. Hay aproximadamente 225 figuras humanas pintadas en el lienzo. El problema es que este cuadro muestra a algunos personajes ejecutados posteriormente durante las purgas estalinistas de los años treinta (como es el caso de Bujarin). Por eso permaneció oculto hasta 1989. Frente al cuadro se ha colocado una pantalla táctil que permite a los visitantes de la exposición localizar a cada personaje relevante

Diferentes uniformes de I.V. Stalin

  Algunas piezas de ropa que V.I. Lenin llevó durante el período pre-revolucionario. Su estilo burgués (con ese insólito bombín) ha servido para que algunos revisionistas hayan especulado sobre la identidad social del líder soviético. Sin embargo, nunca nadie ha negado que fue una persona muy pulcra, aunque sencilla y austera


La totalidad de las fotografías se encuentra en las siguientes páginas web, complementadas con interesantes comentarios de sus autores:

 Fotografías realizadas desde el centro de la plaza Roja en 1872 (cuando aún no había sido construido el Museo Estatal de Historia) y en 2005 (con el popular edificio de color rojo)

El edificio del Museo Estatal de Historia data de finales del siglo XIX y fue diseñado, según los cánones del estilo neo-ruso, por el arquitecto Vladímir Ósipovich Sherwood (1832-1897) (su hijo Vladímir Vladímirovich construyó años después el edificio Titov en la plaza Staraya, que se convirtió en la sede del Comité Central del PCUS durante la era soviética). La construcción del museo comenzó en 1875 y no finalizó hasta 1881. Se edificó en el mismo lugar donde Pedro el Grande había mandado construir la Tienda Principal de Medicina, de estilo barroco moscovita (ver foto superior). En ese edificio tenían también su sede la Universidad Estatal de Moscú (creada por Mijaíl Lomonósov en 1755) y algunas exposiciones de antigüedades.



Imágenes de la entrada lateral del museo (junto a la Puerta Voskresenski Iverski) y del espectacular edificio de estilo neo-ruso visto desde la plaza Manezhnaya (detrás se ve la plaza Roja). Frente al museo está la estatua ecuestre del Mariscal G. Zhukov. A la izquierda del Museo Estatal de Historia se encuentra el edificio del antiguo 'Museo Central V.I. Lenin', hoy 'Museo de la Guerra Patria de 1812'. La colección del museo dedicado al líder soviético ha vuelto casi al mismo lugar de donde salió en 1993
 (Fuentes: http://es.wikipedia.org/wiki/Museo_Estatal_de_Historia_(Moscú), http://ar4es.info/, www.panoramio.com/ y http://www.iori.ru/)


En contraste con las estrellas rojas que aún se conservan en lo alto de las torres del Kremlin, en las atalayas del edificio del Museo Estatal de Historia hay instaladas actualmente unas águilas bicéfalas zaristas que son una imitación de las que fueron eliminadas de ese lugar durante la década de los años treinta. Desde aquel instante hasta el final de la URSS no hubo ni estrellas ni águilas sobre el museo (las nuevas águilas fueron colocadas en los años noventa). La primera fotografía fue realizada desde la plaza Roja aproximadamente entre 1900 y 1902. La segunda es de 1935, durante un desfile conmemorativo
(Fuente: https://pastvu.com)

5 comentarios:

  1. Como seguidor de vuestro blog, y como comunista marxista-leninista quiero deciros que es extraordinaria esta publicación con unas magnificas fotografias de prendas y utensilios del camarada Lenin y de Stalin. Enhorabuena por este mágnifico blog soviético.

    ¡¡ Larga vida a Lenin!!

    ¡¡Viva el marxismo-leninismo!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Es un placer compartir afinidades soviéticas.

    ResponderEliminar
  3. Yo no soy comunista, pero si soy escritora y gracias a este blog suyo he conseguido gran material y una nueva vision para mi novela, se lo agradesco mucho, es un verdadero plecer saber de personas tan cultas e interesadas en la historia. De nuevo gracias y muy buen blog

    ResponderEliminar
  4. Bueno, yo no soy comunista pero si soy escritora, y es un verdadero placer conocer a gente tan interesada y culta como para conocer tanto del pasado sovietico y que hayan podido darme un nuevo material y visión para mi novela. Gracias, muy buen blog.

    ResponderEliminar
  5. Gracias. De hecho, no hace falta ser comunista para apreciar la cultura soviética. Un saludo

    ResponderEliminar