martes, 12 de enero de 2016

Reinaugurado en Moscú el Club de Cultura Rusakov (antiguo Club Obrero Rusakov) después de una espectacular rehabilitación

A pesar de que los medios de comunicación occidentales apenas se han hecho eco de la noticia, la rehabilitación en Moscú de la antigua sede del Club Obrero Rusakov (1929), convertido en centro cultural desde hace décadas, se ha vivido en Rusia como la recuperación de una asignatura pendiente con su patrimonio histórico. Después de un complejo y profundo proceso de restauración, el pasado 25 de marzo de 2015 el alcalde de Moscú, Serguéi Sobyanin, reinauguró este espectacular edificio constructivista con forma de tornillo diseñado tras la Revolución de Octubre por el arquitecto soviético Konstantín Stepánovich Mélnikov (1890-1974). Una restauración que ha durado más de dos años y medio y que se inició en julio de 2012 con la adjudicación de las obras. Estas actuaciones han devuelto al inmueble la apariencia que tuvo en sus inicios, la de un conjunto de espacios polivalentes, profusamente iluminados y separados por puertas correderas, dedicados a la formación cultural de los obreros de la URSS. Para ello se han restablecido, entre otros detalles, los ventanales tapiados en los laterales del bloque principal además de las inscripciones que históricamente decoraron los tres "dientes" de la fachada delantera: Профсоюзы y школа Коммунизма, a ambos lados, y Клуб Русакова Союза Коммунальников, en el centro. Es decir, 'Los Sindicatos - Una Escuela de Comunismo' y 'Club Rusakov - Unión Kommunalnik'. Contemplar el resultado final constituye un auténtico viaje al pasado de casi 90 años, un ejercicio extraordinario y sorprendente para cualquier seguidor del arte de vanguardia y para los conocedores de este tipo de obras arquitectónicas. La rehabilitación del Club Obrero Rusakov fue merecedora del Premio de la Exposición Denkmal de Leipzig celebrada en 2014.

Junto a la restauración estética del edificio, las obras han dotado a su teatro, el epicentro de todo club obrero del constructivismo soviético, de los más modernos sistemas de iluminación y sonido, así como de unos vestuarios y salas de visita con calefacción y conducciones de agua completamente renovadas. Con estos cambios, el Teatro Viktyuk, gestionado desde hace años por el director artístico que le da su nombre (Roman Viktyuk), será el único en Moscú que podrá ofrecer representaciones teatrales utilizando luz natural, cuando así lo exija el guión. Este escenario renovado dio su primera función en septiembre del año pasado, con la obra "Fedra" de Marina Tsvietáieva. 

A partir de ahora, con la excusa de ver una pieza, aunque sea sin entender una palabra de ruso, cualquier amante de la arquitectura soviética podrá penetrar en este templo de la modernidad artística de la URSS y contemplarlo desde la perspectiva de aquellos mecánicos de automóviles -del taller del distrito de Sokol'nicheskaya- que a finales de los años veinte acudían a este lugar para leer, escuchar conferencias, participar en cursos y sentirse parte fundamental de la nueva sociedad rusa que les reconocía una dignidad como personas negada hasta entonces por el feudalismo y el capitalismo zarista.

Mayakovski




La restauración ha atrasado los relojes más de ochenta y cinco años. Comparando, en primer lugar, la imagen de 1929 con las otras tres de 2015, apenas se aprecian diferencias en la fachada, exceptuando el anagrama del Teatro Viktyuk. Y cotejando después estas fotografías con las siguientes, se aprecia como el conjunto ha recuperado su esplendor, después de mucho tiempo de degradación y abandono




Fotografías de 2007 (las tres primeras, del autor de blog) y de 2013 (la cuarta, de Google Street View) mostrando el estado del edificio antes de la rehabilitación. Casi se podría afirmar, metafóricamente, que la luz ha vuelto a entrar en el Club Obrero Rusakov, y que su exterior es tan deslumbrante como en 1929. Resulta muy significativo comparar la tercera imagen de esta serie con la tercera de la serie anterior. Las ventanas cegadas han dado paso a ventanales acristalados tal como los diseñó Mélnikov



No hay comentarios:

Publicar un comentario