viernes, 18 de agosto de 2017

La Revolución Rusa en la prensa española: 7 de noviembre de 1917 (segunda parte)


A las ocho y veinticinco minutos de la mañana del 7 de noviembre (25 de octubre) de 1917, el embajador ruso en Francia, Vasili Maklakov, declaraba a su llegada a la estación de Orsay en París: «La situación interior de Rusia es menos inquietante de lo que se puede pensar a distancia». Veinticuatro horas después de hacer estas declaraciones, el gobierno al que representaba dejaba de existir.


Algo idéntico debían pensar los redactores de La Vanguardia cuando esa misma mañana sacaron a la calle una edición en la que apenas se mencionaba la situación extrema que se vivía en Rusia. Mientras tanto, en el Instituto Smolny de Petrogrado, el Soviet y el Comité Militar Revolucionario se preparaban para lo que parecía inevitable: la insurrección armada. Una insurrección de la que Lenin había dicho que «debía tener lugar el 7 de noviembre, porque el 6 era demasiado precipitado [el II Congreso Panruso de los Soviets comenzaba al día siguiente] y el 8 demasiado tarde [el Congreso se opondría a la toma del poder]».

En la página 12 de la edición de ese día, en el apartado sobre «Rusia» de la sección «La guerra europea – Dieciséis naciones en armas», se decía (respetando la ortografía original):

Ukase de Kerensky
Petrogrado, [día] 6. –El generalísimo Kerensky ha publicado un úkase [un "ucase" era un decreto del zar, del gobierno o de un líder religioso que tenía fuerza de ley] autorizando la formación de 15 nuevas divisiones ukranianas en el frente. –Havas

Nombramiento 
Petrogrado, 6. –EI antiguo subsecretario de Estado de Negocios Extranjeros, Arsimovitch, ha sido nombrado ministro plenipotenciario ruso cerca de la República Argentina. –Havas.

De política interior
Petrogrado, 6. Dicen los periódicos que el gobierno provisional ha venido desaprobando ciertas actuaciones del ministro de la Guerra, singularmente algunas de sus ideas sobre política exterior, en las que toma con frecuencia el carácter internacionalista, llegando así a producirse un verdadero conflicto entre el gabinete y el general Verkhovsky, hasta que al fin ha pedido éste, pretextando motivos de salud, una licencia de quince días, que le han sido otorgados en el acto y en seguida se ha encargado del ministerio de la Guerra el general Manikovsky. [Tanto Aleksandr I. Verkhovsky que siendo un joven cadete fue degradado por el zar por reclamar una constitución para su pueblo– como Alekséi A. Manikovsky durante un tiempo comandante de la fortaleza de Kronstadt se acabaron unieron al poder soviético después de la Revolución de Octubre de 1917. El general Manikovsky, organizador del sistema de suministro de artillería y municiones del Ejército Rojo, murió en un accidente de tren, en Taskent, en 1920. Verkhovsky, que nunca pudo vencer la desconfianza que el gobierno soviético sentía por su pasado político, fue ejecutado en 1938 acusado de sabotaje y actividades antisoviéticas]

Los generales Aleksandr I. Verkhovsky (1886-1938)  y
Alekséi A. Manikovsky (1865-1920), protagonistas
 ambos de esta noticia en La Vanguardia

El Consejo de obreros y militares de Petrogrado [el Soviet] instituyó no ha mucho un Comité revolucionario [Comité Militar Revolucionario, conocido por sus siglas CMR] principalmente encargado de mantener el mas estrecho contacto entre las tropas del frente y las que guarnecen la capital.

Ayer envió este Comité comisarios militares especiales á los principales sectores del frente y á las poblaciones más importantes del país.

Al hablar de esto algunos diarios dicen que esos últimos actos del Consejo de obreros y militares de Petrogrado constituyen una verdadera tentativa de los maximalistas [bolcheviques] para apoderarse del poder.

Sábese que el gobierno ha tomado la resolución de poner un término á esas peligrosas tentativas. –Havas.

Ministro relevado
Petrogrado, 6. El gobierno ha concedido licencia ilimitada por motivos de salud al ministro de la Guerra, general Verkhovsky, relevándosele en su cargo.

El general Manikovsky, agregado al ministerio, ha sido encargado provisionalmente del ministerio, bajo la alta dirección de Kerensky. –Havas.

La destitución de Verkhovsky
Petrogrado, 6 El gobierno ha ordenado la suspensión del periódico de Bourtzoff, «Obstchee Dielo», que publicó anoche la noticia de que el Ministro de la Guerra propuso al comité de Guerra del ante-Parlamento [o pre-parlamento, con sede en el Palacio Mariinski de Petrogrado] que quería concluir la paz por separado con los alemanes, sin comunicarlo á los aliados. [Vladímir L. Bouztzoff (o Burtsev) fue un revolucionario y editor ruso opuesto tanto al zarismo como a los bolcheviques cuando estos llegaron al poder. Su diario Общее дело («Obstchee Dielo» o «Obshcheye Delo», traducible como «Causa Común») se publicó entre 1909 y 1910, y después entre 1917 y 1938. Murió en el exilio]

Vladímir L. Burtsev
(Fort Petrovski, Kazakhstan, 1862 - París, 1942)

Hoy la noticia ha sido desmentida por el gobierno y el presidente de dicho comité.

Por su parte, el ministro ha declarado á los periódicos que jamas hizo proposiciones de tal género, y expone que esta noticia obedece solo á la campaña emprendida por sus adversarios políticos, que se esfuerzan en provocar su dimisión.

El general Verkhovsky añade que siempre protestó contra la idea de la paz por separado, que sería muy peligrosa para los intereses de Rusia.

Varios periódicos de la mañana aseguran que el incidente provocará, no obstante, la salida del ministro, quien mientras tanto, dicen, perseguirá á Bourtzoff ante los tribunales, por calumnia.

Otros periódicos creen saber que el general Verkhovsky mostraba estos últimos tiempos gran nerviosidad, que el gobierno atribuye á enfermedad.

Kerensky ha propuesto al ministro de la Guerra se tome una licencia suficiente para restablecer su salud. Havas.

Situación peligrosa
Londres, 6. Dice un despacho de Petrogrado que habiendo ocurrido desordenes en la ciudad de Kalonga, fueron llamadas fuerzas de cosacos, y al saber esos soldados que el Consejo revolucionario de la misma era casi todo maximalista [bolchevique], abrieron el fuego contra el edificio en que se alberga, hiriendo á algunos1 individuos del Consejo.

Dice un periódico que ya no se darán ahora pasaportes para el extranjero á ningún ciudadano ruso. Havas.


Mientras tanto, los antiguos imperios que habían dominado el mundo hasta ese momento comenzaban su lento declive. El austrohúngaro, con el nuevo emperador Carlos I de Habsburgo al frente –desde la muerte el 21 de noviembre de 1916 de su tío abuelo Francisco José– continuaba con sus enquistados conflictos internos fruto de siglos de intromisión de Austria en los asuntos de sus reinos vecinos.

Otros países, con organizaciones políticas y límites geográficos diferentes tal como los conocemos en la actualidad, dilucidaban sus disputas territoriales en el tablero geoestratégico de la Primera Guerra Mundial. Entre otros, el Reino de Grecia (con Constantino I en el trono), el Imperio Alemán (con Guillermo II de Prusia como emperador), el Reino de Italia (con Víctor Manuel III, rey también de Albania y emperador de Etiopía), el Reino de Serbia (Pedro I), el Reino de Rumanía (Fernando I) o el Reino de Hungría, cuyo rey era, precisamente, el emperador austrohúngaro Carlos I. 

De todos ellos trató la edición del 7 de noviembre de 1917 de La Vanguardia, mientras Rusia se aprestaba a dar un giro histórico sin precedentes.

Ir a la entrada siguiente sobre 'La Revolución Rusa en la prensa española'

No hay comentarios:

Publicar un comentario