miércoles, 28 de agosto de 2013

El hotel Lux (Central) y sus vecinos aristocráticos

"Moscú fue lugar de encuentro y formación de los revolucionarios comunistas de todo el mundo y el hotel Lux fue su principal lugar de habitación, hoy convertido en hotel y restaurante Central. Donde antes celebraban sus reuniones los revolucionarios de todo el mundo, hoy celebran sus bodas muchos matrimonios soviéticos y sus familiares. El histórico hotel Lux, lugar de residencia de Tito, Togliatti, Malraux, Ulbricht, Dimitrov, donde también estuvieron Alberto Sánchez, el gran escultor comunista español, Andreu Nin o Fernando Claudín en su etapa de jefe político de los comunistas españoles de Moscú, fue el resultado del acondicionamiento de los antiguos locales de la panadería Filipov, posteriormente convertida en un restaurante que figura en todas las guías internacionales del Moscú de antes de la revolución. El hotel Lux exige una mirada melancólica, como la Casa del Malecón o de la Ribera, porque algunos de sus prestigiosos huéspedes, caídos súbitamente en desgracia, podían pasar directamente de allí a la Lubianka o al destierro".

(Vázquez Moltalbán, M. (1990) Moscú de la Revolución. Barcelona: Ed. Random House Mondadori, 2005, pp. 106-107)


"La tercera casa vecina introduce otro nombre de la Rusia del siglo XIX: el panadero de la corte, Iván Filípov, protagonista de una anécdota no menos conocida que sus apetitosas saikas. En cierta ocasión, al partir una saika delante de Filípov, el zar Alejandro II encontró una cucaracha dentro del bollo. El panadero se la tragó al vuelo diciendo que era una pasa. '¡Cómo! ¡Hacéis saikas con pasas!', exclamó el zar. 'Por supuesto', se apresuró a asegurar el panadero, corriendo ya al horno para echar pasas en la masa. Desde entonces, las saikas de Filípov tuvieron aún más éxito y el feliz artesano abrió una panadería con un salón de té en la calle Tverskaya, lugar de encuentro de varias generaciones de moscovitas. El hijo de Filípov inauguró en el mismo edificio el Hotel Lux (ahora Central), utilizado durante los primeros años de la revolución como residencia de los líderes de la Internacional comunista. Allí vivieron Tito y Togliatti, Malraux y Dimitrov; por parte española, la herencia de Filípov les tocó a Andreu Nin, Alberto Sánchez y Fernando Claudín".

(Pigariova, T. (2001) Autobiografía de Moscú. Barcelona: Ed. Laertes, 2001, p.82)


"Después de viajar a Moscú para poner freno a la 'vergüenza' de los emigrantes que pretendían regresar, y antes de volver a París, Carrillo había organizado una intriga estalinista a gran escala. Dicha intriga adoptó la forma de un falso complot para asesinar a Dolores Ibárruri y Francisco Antón en el hotel Lux. Supuestamente, había sido urdido por Jesús Hernández y Enrique Castro Delgado con la ayuda de Líster y Modesto. Este fárrago absurdo resultó muy sencillo porque Hernández y Castro no estaban allí para desmentirlo, pues hacía mucho tiempo que habían sido expulsados del PCE. Según Líster, fue «inventado de todas piezas por él (Carrillo), pero matando dos pájaros de un tiro: aparecer como un decidido defensor del secretariado general del Partido y, principalmente, intentar ensuciar toda nuestra emigración en la Unión Soviética, calumniando y golpeando a toda una serie de camaradas que había pasado con honor, al lado del pueblo soviético, todas las tremendas dificultades de la guerra, mientras Carrillo y otros 'acusadores' dirigentes del Partido estaban viviendo tranquilamente la gran vida al otro lado del 'charco'».

El complot presuntamente había tenido lugar en la habitación que ocupaba Jesús Hernández en la sexta planta del hotel Lux. El sumario fue confeccionado por Fernando Claudín y Vicente Uribe, que inauguraron el 'juicio' el 25 de noviembre de 1947 convocando una reunión masiva de residentes españoles en Moscú. Ante la asamblea, cuyos integrantes no eran todos miembros del partido, se alineó a cinco líderes destacados para someterlos a una humillación ritual. Sus delitos eran la complicidad en el descontento de los emigrantes antisoviéticos y, más grave aún, el no haber desvelado el complot de Hernández y Castro para asesinar a La Pasionaria y Francisco Antón. Se les prohibió el acceso a cargos de responsabilidad del partido. Solo confesando sus 'errores' y aceptando su culpabilidad evitaron ser enviados a los campos y recalaron en la fábrica de coches Stalin en Moscú. Aunque fueron Claudín y Uribe los que llevaron a cabo la inquisición, el cerebro que se ocultaba detrás del 'complot del hotel Lux' era Carrillo".

(Preston, P. (2013) El zorro rojo: La vida de Santiago Carrillo. Barcelona: Ed. Random House Mondadori, 2013, pp. 140-141)

 El edificio del antiguo hotel Lux (o Central) está en el número 10 de la calle Gorki, actual Tverskaya (punto rojo). Se encuentra dos manzanas al Norte de la plaza Tveskaya (la antigua plaza Sovetskaya, en la parte inferior de la foto) y dos manzanas al Sur de la plaza Pushkin (en la parte superior). Por tanto, se halla a medio camino entre esas dos plazas emblemáticas de Moscú. El hotel hace esquina con un pasaje llamado actualmente Glinishchevskiy
(Fuente: Google Maps 27/08/2013)

 En este plano de 1980 hay un error interesante. El hotel Lux (llamado en el mapa Tsentral'naya Hotel) aparece indicado mediante su nombre junto a un pequeño cuadrado de color rojo. Sin embargo, dicho cuadrado está ligeramente desplazado hacia el Norte, en la esquina de la calle Gorki con el pasaje Kozitskiy, cuando la ubicación real del hotel se encuentra un poco más abajo (es el lugar hacia dónde apunta la flecha azul, en la esquina de la misma calle con el pasaje Nemirovicha-D). Este fallo es sorprendente porque el hotel Lux era uno de los lugares más conocidos de la ciudad, debido a su vinculación con los miembros de la Komintern. Y también uno de los más populares en la década de los ochenta porque allí se celebraban muchos convites de bodas. Difícilmente se puede tratar de un error tipográfico. Al final de este artículo hay una fotografía del edificio que aparece señalado en este plano, de forma errónea, como "Tsentral'naya Hotel"

 Fotografía del hotel Lux ("Luxe", según la imagen) después de su inauguración en 1911. En un principio se le llamó hotel Frantsiya y sólo tras el triunfo de la Revolución de Octubre fue rebautizado como hotel Lux(e). Por lo tanto, cabe pensar que esta foto es posterior a 1917. Los miembros del III Congreso Mundial de la Internacional Comunista llegaron a este lugar en junio y julio de 1921, inaugurando la tradición de ser la residencia de los comunistas extranjeros que acudían a la ciudad


 Dos fotografías del hotel Lux (rebautizado como "Central" en 1953) realizadas en los años 60 y 70. Resulta difícil encontrar imágenes del hotel anteriores a esas décadas, posiblemente por el carácter oficial de sus huéspedes. En 1933, año del ascenso al poder de Hitler, el edificio aumentó su altura en dos plantas. Fue la época en que muchos alemanes exiliados a la URSS se alojaron aquí. A partir de ese momento las condiciones de vida en este lugar se complicaron considerablemente debido a la presencia masiva de ratas, a la falta de agua caliente (las duchas tenían que ser usadas colectivamente) y a los fuertes olores de comida que impregnaban todos los rincones. Pero también fueron años de mucha camaradería entre sus residentes y de niños jugando en el 'hall' de la entrada mientras asistían a clases de alemán en el mismo edificio. Después llegarían las purgas de Stalin, entre 1934 y 1940. Algunas de las víctimas vivían en el Lux. Tras la invasión nazi en 1941 sus huéspedes fueron evacuados a otras ciudades. Regresaron al hotel al año siguiente y en 1945 el llamado 'Grupo Ulbricht', formado por preeminentes comunistas alemanes, retornó a su país con la misión de fundar la RDA. El carácter cuasi secreto de este sitio parece en cierta manera justificado. El hotel cambió de nombre coincidiendo con la muerte de Stalin


 Fotografías personales del autor del blog hechas en el mes de julio de 2007. En la segunda imagen se puede leer con claridad una inscripción con el año de inauguración del hotel (1911). Tras la desaparición de la URSS, muchas de las habitaciones fueron alquiladas como oficinas y sólo las de la parte superior se siguieron utilizando como habitaciones de hotel. Conservó el nombre de "Central" precisamente hasta el año 2007. Quizás por este motivo dicho nombre ya no aparecía en la fachada del edificio. Ese año sólo había un letrero con la dirección de una página web ("Hotel24.ru") junto al rótulo de un banco y otro de un restaurante italiano. Unos detalles que restaron el poco interés y encanto que le quedaba a este lugar. Paul Preston comenta en su libro que en la sexta planta (en la habitación de Jesús Hernández) se produjo el llamado "Complot del hotel Lux". Sin embargo, entre 1933 y 2007 el hotel sólo tuvo cinco plantas (si se cuenta la planta baja como planta cero)


 En la actualidad, la fachada del hotel Lux se encuentra tapada con una lona. Un 'holding' lo adquirió en 2007 y lo está convirtiendo en un establecimiento de lujo que se llamará "Mandarin Oriental Moscow", otro hotel para turistas ricos en plena calle Tverskaya. Es evidente que el edificio ha perdido altura, lo cual hace suponer que las dos plantas superiores han sido derribadas, recuperando así el aspecto que tenía en 1911. En la segunda imagen se pueden ver, al fondo, algunas torres del Kremlin. Aunque se conservará una parte de la fachada, el interior del hotel está siendo completamente remodelado. De esta forma, la esencia original del establecimiento llamado sucesivamente Frantsiya-Luxe-Tsentral'naya se puede dar por perdida, aproximadamente un siglo después de su inauguración
(Fuente: Google Street View 26/08/2013)


 A la izquierda del hotel Lux se hallan dos edificios ilustres. Justo al lado está el que aparece en las dos imágenes superiores: la Casa Bajrushin. Tatiana Pigariova dice de él que se trata de "una interesante muestra del modernismo moscovita, con balcones de hierro forjado apoyados en cabezas de mujer de larga cabellera". Sus propietarios, la familia Bajrushin, eran famosos por sus "obras benéficas". Donaron a la ciudad "más de cien hospitales, hospicios y casas de pisos baratos", además de "una colección convertida en el museo del teatro más importante"
(Fuente: Google Street View 27/08/2013)


 Dos edificios más al Norte (en la misma acera y en dirección hacia la plaza Pushkin) se encuentra la casa del supermercado Yeliséiev, inaugurado aquí en el año 1900 por el nieto de un antiguo siervo del conde Sheremétiev. Los padres de este tendero (Grigori Yeliséiev) fueron comerciantes con "barcos propios, almacenes de Jerez, Oporto y Burdeos, que compraban en España cosechas enteras de uva para hacer vino y venderlo en Europa". En un principio, esta casa del siglo XIX fue el "salón" de Zinaída Volkónskaya y en ella Pushkin y Muraviov acudieron para recitar sus poemas. Por lo demás, la mansión no tiene ningún interés desde el punto de vista revolucionario. Excepto por el hecho de que "desde esta misma casa salió hacia Siberia María Volkónskaya para compartir las penurias del exilio con su marido decembrista"
 (Fuente: Google Street View 27/08/2013)

 Entre esas dos reliquias del siglo XIX se encuentra este edificio, más moderno y funcional, con cierto aire constructivista (se parece ligeramente a algunos edificios de los años veinte, como la sede del Komsomol). En el plano de 1980 (ver el inicio de este artículo) se señala erróneamente este lugar como sede del hotel Central. Quizás escondía algún secreto que lo relacionaba con dicho hotel, el cual se encontraba realmente cincuenta metros más al Sur, en dirección hacia el Kremlin (a la derecha de la imagen aparece la Casa Bajrushin y a la izquierda el supermercado Yeliséiev)
(Fuente: Google Street View 27/08/2013)


En el siguiente enlace aparece una lista con los huéspedes más ilustres del hotel Lux entre 1917 y 1991: http://en.wikipedia.org/wiki/Hotel_Lux. Destacan, aparte de los mencionados por Pigariova y Vázquez Montalbán, el espía de la RDA Markus Wolf, el dirigente germano oriental Wilhelm Pieck, el espía soviético Richard Sorge, el comunista italiano Antonio Gramsci y el líder comunista alemán Ernst Thälmann.

En 2011, Leander Haussmann dirigió la película Hotel Lux, una comedia sobre las intrigas que se produjeron en este lugar durante las purgas de Stalin coincidiendo con el éxodo de comunistas alemanes a la URSS. Haussmann visitó el hotel en 2008 para estudiar las localizaciones durante la pre-producción del film. Posiblemente se trate de uno de los últimos visitantes del interior del desaparecido hotel Central. La película se filmó íntegramente en Alemania.



No hay comentarios:

Publicar un comentario