lunes, 16 de marzo de 2015

El antes y el ahora de la calle 25 de Octubre








Fotografías de la calle 25 de Octubre (actual Nikolskaya) a lo largo de 130 años de historia. Datan, respectivamente, de 1886, 1902, 1956, 1984, 2012 y 2014. Fueron realizadas en dirección hacia la torre Nikolskaya del Kremlin y desde el lugar indicado en el mapa con una flecha blanca, en la esquina de dicha calle con el pasaje Bogoyavlenskiy ("Epifanía"). La torre Nikolskaya fue la puerta de entrada de los revolucionarios bolcheviques en la ciudadela del Kremlin. Así que no es descartable que por este tramo de calle se produjesen combates durante aquellas jornadas en los meses de octubre y noviembre de 1917. En la cuarta foto (1984) se ve una pancarta con el eslogan ПРИВЕТ УЧАСТНИКАМ ДНЯ БЕРЛИНА В МОСКВЕ! (PRIVET UCHASTNIKAM DNYA BERLINA V MOSKVE!, en ruso transliterado), que quiere decir "Saludos a los participantes en el día de Berlín en Moscú!". Esta calle fue llamada oficialmente '25 de Octubre' entre los años 1935 y 1990



Este tramo de la calle 25 de Octubre/Nikolskaya ha permanecido prácticamente inalterada a lo largo de los años. Las fotografías antiguas muestran con claridad que la mayoría de construcciones han seguido siendo las mismas durante más de un siglo. Sin embargo, tras la desaparición de la Unión Soviética, los vecinos y transeúntes de este barrio fueron testigos de la aparición de una anomalía urbanística muy popular en los años noventa: los prefabricados destinados a comercios privados (llamados en ruso "павильон", es decir, "pabellón"). Junto al edificio modernista que hay en el número 6/2 de la calle se instaló en aquella época uno de esos artefactos. Daba toda la vuelta a la esquina del pasaje Bogoyavlenskiy hasta acoplarse al caserón neoclásico del Servicio Federal de Protección Ruso (FSO). En su interior se abrió una cafetería llamada "Блин кафе", que se traduciría como "Café Pancake". Aunque, curiosamente, 'Blin' también significa en ruso "maldita sea". Comparando las dos primeras fotografías de esta segunda serie de imágenes se observa cómo el prefabricado "robó" espacio público a los peatones de esa acera y dejó oculto el patio que hay entre los dos edificios de la esquina. Además, afeó el entorno de una manera considerable debido al estilo tan característico en las construcciones de esta calle. La reforma urbanística de 2014, que ha convertido la calle Nikolskaya en peatonal, ha obligado a reconstruir este local dotándolo de un aspecto un poco más sofisticado, aunque sin dejar de ser lo que es: un pegote en una de las calles más bellas de Moscú que, además, ha recuperado la tranquilidad que tuvo en otras épocas. Antes de la reforma, esta construcción (dividida en tres locales diferentes) se ofertaba en algunas páginas web rusas de compra, venta y alquiler de espacios comerciales. El precio de alquiler del local más grande (74 metros cuadrados) era, al cambio actual, de unos 12.000 euros. No cabe duda de que algunos espacios públicos de Moscú se han convertido en un negocio millonario en manos privadas


No hay comentarios:

Publicar un comentario