jueves, 31 de julio de 2014

El lugar del atentado terrorista contra V.I. Lenin en 1918

"Por extraño que pueda parecer, Lenin se convirtió en un personaje conocido y familiar a partir de septiembre de 1918, y esto sólo porque ya estaba casi muerto. Durante los primeros diez meses de gobierno bolchevique, rara vez fue visto en público; los disparos dirigidos contra su automóvil el día de Año Nuevo habían hecho que el dirigente de la revolución mundial temiera por su vida y que rara vez se aventurara a salir de sus cuarteles estrechamente custodiados en el Smolny o en el Kremlin. «Nadie conocía siquiera el rostro de Lenin -escribió Krupskaya en referencia a aquellas primeras semanas-. Por la noche a menudo daba una vuelta alrededor del Smolny y nadie le reconocía nunca, pues todavía no había retratos de él en aquel entonces.» (el primer retrato oficial de Lenin apareció en enero de 1918)

Todo cambió el 30 de agosto. Lenin había acudido a la fábrica Mijelson en los suburbios del sur de Moscú para pronunciar una arenga a los trabajadores sobre la necesidad de defender la revolución, según acostumbraban los dirigentes bolcheviques las tardes de los viernes. A inicios de ese día tuvo noticia de que Uritsky, jefe bolchevique de la cheka en Petrogrado, había sucumbido a manos de un asesino eserista, Leonid Kahnegiser. La familia de Lenin le había suplicado que anulara su visita, pero Lenin decidió seguir adelante. Cuando abandonaba la fábrica, una mujer llamada Fanny Kaplan se le acercó entre la multitud y le disparó tres veces; Lenin cayó al suelo, mientras sus guardaespaldas perseguían a la asesina. Cuando lo conducían al Kremlin parecía a punto de morir; una de las balas se había alojado en el cuello y sangraba profusamente. La sangre le anegó uno de los pulmones (pese a lo cual se aseguró de que sus médicos fuesen bolcheviques). Durante los días siguientes su vida pendió de un hilo. Pero entonces comenzó a recuperarse, y el 25 de septiembre estaba lo suficientemente bien para ir con Krupskaya a pasar su convalescencia en Gorki, una aldea a las afueras de Moscú, donde había sido requisada una hacienda para su uso privado.

La rápida recuperación de Lenin fue considerada un milagro por la prensa bolchevique. (...) Bujarin, editor de Pravda, llegó a decir que Lenin se había negado a recibir ayuda después del tiroteo y, «con los pulmones traspasados todavía derramando sangre», había regresado al trabajo inmediatamente para asegurarse de que la «locomotora» de la revolución no se detenía. Zinoviev, en un panfleto especial destinado a la distribución masiva, presentó a Lenin como el hijo de un campesino que había «hecho la revolución»: «Es el elegido entre millones. Es dirigente por la gracia de Dios. Un dirigente así nace una vez cada quinientos años en el transcurso de la humanidad». (...) Fue el inicio del culto a Lenin; un culto planificado por los bolcheviques, aparentemente contra la voluntad de Lenin, para promocionar a su dirigente como «zar del pueblo».

Según algunos, presentaba reminiscencias del antiguo culto al divino zar. Se retrotraía a la práctica medieval de canonizar a los príncipes que eran asesinados mientras servían a Rusia. Pero el culto a Lenin fue nuevo, pues se nutrió de mitos folclóricos de los dirigentes populares contrarios al zar, tales como Stenka Razin o Emelian Pugachov, bendecidos con poderes mágicos y semejantes a los de Cristo. (...) «Lenin no puede estar muerto -declaró uno de sus hagiógrafos el 1 de septiembre-, porque Lenin es la sublevación de los oprimidos. En la medida en que viva el proletariado, Lenin vive.» (...)

La asesina fracasada de Lenin, Fanny Kaplan, era una joven judía, antigua anarquista convertida en eserista, que dijo a la Cheka que el complot para asesinarle había sido completamente idea suya. Añadió que Lenin había traicionado a la revolución y que «viviendo más, solo retrasa la llegada del ideal del socialismo durante décadas». Kaplan compartió celda en la Lubianka con el diplomático británico Bruce Lockhart, al que los bolcheviques también habían arrestado bajo sospecha de estar implicado en la conspiración. Éste describió la manera en que Kaplan entró en la celda: «Iba vestida de negro. Su cabello era negro, y sus ojos, que tenían una mirada fija, presentaba grandes ojeras negras. Su rostro carecía de color. Sus facciones, fuertemente judías, carecían de atractivo. Podría haber tenido cualquier edad entre los veinte y los treinta y cinco años. Supusimos que era Kaplan. Sin duda, los bolcheviques esperaban que ella nos dirigiría alguna señal de reconocimiento». Pero no lo hizo. Pronto fue trasladada al Kremlin, donde con casi absoluta certeza fue torturada antes de ser fusilada (y sus restos destruidos sin dejar rastro) el 3 de septiembre. Según Angelica Balabanoff, que pronto de iba a convertir en secretaria de la Komintern, Krupskaya lloró pensando que, con Kaplan, había sido asesinado el primer revolucionario por un gobierno revolucionario".

(Figes, O. (1996) La Revolución rusa (1891-1924). La tragedia de un pueblo. Barcelona: Ed. Edhasa, 2000, pp.686-689)

 La fábrica Mijelson (o Mikhelson, o directamente Michelson) se encontraba junto a la zona ajardinada señalada en este mapa con un punto rojo. De hecho, la factoría sigue estando en ese mismo lugar, ahora con otro nombre. La foto muestra una gran parte del barrio de Zamosvorechye, al Sur de la plaza Roja, con el puente Krimskiy en el extremo superior izquierdo de la fotografía. La fábrica se halla en un pasaje junto a la Pavlovskaya ulitsa, a la cual se llega desde la antigua plaza Dobrynin a través de la calle Serpukhovskaya

 A la derecha de la zona ajardinada está el edificio de la fábrica Mijelson (punto rojo), en el pasaje Partiynyy. La flecha indica el lugar exacto donde Lenin fue víctima del atentado en 1918. Desde entonces un pequeño monolito conmemorativo se halla instalado en ese punto del parque. En la imagen se aprecia con claridad la sombra que proyecta la estatua de Lenin que se encuentra en el centro de la plaza
(Fuente: Google Maps 31/07/2014)

Desde la calle Pavlovskaya (a la altura del número 7) se divisa el pequeño monolito, en este caso junto a una persona que se halla sentada en un banco

Fachada de la antigua fábrica Mijelson, en el pasaje Partiynny. La calle del fondo es el pasaje Shchipkovskiy

En lo alto del edificio se siguen conservando las letras con el nombre soviético de la factoría: электромеханический завод имени Владимира Ильича (Planta Electromecánica Vladímir Lenin). El letrero y el aspecto casi intacto de la fachada constituyen una extraordinaria reminiscencia del pasado, de las que cada vez van quedando menos en Moscú. La fábrica se inauguró en 1847 con el nombre "Trading House Hopper & Company". En 1887 albergó uno de los primeros círculos marxistas clandestinos. En 1916 fue adquirida por el empresario Leo Michelson y en 1917 su comité de empresa, controlado por trabajadores simpatizantes del bolchevismo, tuvo un papel destacado en los acontecimientos revolucionarios de ese año. En 1922 fue nacionalizada y más adelante pasó a depender del Comisariado de Defensa. Aquí se fabricaron los míticos cohetes "Katyusha". Tras la Segunda Guerra Mundial y hasta la desaparición de la URSS la planta produjo motores y componentes eléctricos. Actualmente es de titularidad privada y se llama ЗВИ (CAR). Curiosamente, en el encabezado de su página web se muestra una imagen de Lenin

  La fábrica Mijelson fotografiada desde el cruce de los pasajes Partiynny y Shchipkovskiy. Detrás de los árboles está la estatua de Lenin


No existen fotografías ni filmaciones del atentado terrorista. Pero sí dos cuadros que recrean los acontecimientos de aquel 30 de agosto de 1918. El primero se titula "Atentado contra V.I. Lenin" y data de 1957. Su autor es el pintor soviético Piotr Belousov (1912-1989). El segundo se llama "Atentado contra V.I. Lenin el 30 de agosto de 1918" y fue pintado por M.G. Sokolov (1875-1953).

En una de las escenas de la mítica película Lenin en 1918 (Mikhail Romm, 1939) aparece el líder soviético dentro la fábrica Mijelson, poco antes de sufrir el atentado

Fotografía de la recreación del atentado llevada a cabo por cuatro agentes de la Cheka. De izquierda a derecha, el policía que interpreta a Kaplan (disparando), el que hace de chófer (Lenin se dirigía a su vehículo), el que emula al dirigente soviético y el agente que finge ser el obrero que resultó herido por uno de los disparos. El tema del atentado perpetrado por Fanny Kaplan se ha convertido en una extraña leyenda urbana que pronto cumplirá un siglo de existencia. Hubo quien dijo que la revolucionaria eserista tenía graves problemas de visión y que este hecho la incapacitaba para una acción armada tan compleja como ésta. Otros afirmaron que Kaplan llevaba en la mano únicamente un paraguas. También están los que aseguraban que el número de agujeros en la chaqueta de Lenin no se correspondía con los orificios de bala en su cuerpo (según el parte médico). La versión más extravagante de esta historia sostenía que Fanny Kaplan fue vista por las calles de alguna ciudad soviética con posterioridad a aquellos hechos. Y que falleció en el más completo anonimato en 1936
(Fuente: http://oldmos.ru)

Una de las balas estuvo expuesta durante muchos años en el desaparecido Museo Central V.I. Lenin de Moscú. La imagen es de 1984. Es posible que esta reliquia se encuentre ahora en el Museo Lenin de Gorki Leninskiye
(Fuente: http://vm.ru/)

La fábrica Mijelson en 1923, con un aspecto arquitectónico diferente al que tendría posteriormente en tiempos soviéticos
(Fuente: http://oldmos.ru)

Fotografía de la planta electromecánica en 1968. En aquel entonces había dos letreros en lo alto de la fachada
(Fuente: http://oldmos.ru)

 La fábrica, tras la estatua de Lenin, fotografiada en los años setenta. Probablemente las letras grandes desaparecieron después de la privatización de la empresa



Tres elementos en la fachada de la factoría que recuerdan su pasado más inmediato, entre ellos las órdenes y condecoraciones recibidas como institución. Dentro de la fábrica hay un museo abierto al público que conmemora ese pasado: http://www.museum.ru/m1661







Fotografías actuales de la estatua de Lenin en la calle Pavlovskaya, aproximadamente entre la fábrica Mijelson y el lugar donde Lenin sufrió el atentado. Fue inaugurada el 1 de noviembre de 1967. Es obra del escultor soviético Valentín Bragatóvich Topuridze (1907-1980), que la creó en colaboración con su hermano, el arquitecto K.T. Topuridze

  En el lugar del atentado se erigió un monumento de madera con forma de obelisco. En 1923 fue substituido por el monolito que ha llegado hasta nuestros días. Algunas páginas web rusas adjudican a Serguéi Merkúrov la autoría de dicho monumento, aunque no dejan muy claro si se refieren al obelisco o a la lápida de piedra. Además, en su biografía no se comenta nada sobre esta obra

Ese mismo año (1923) ya aparece fotografiado el pequeño monolito sobre una peana de ladrillos. A su alrededor se improvisó un círculo de bancos para sentarse y contemplarlo
(Fuente: http://pastvu.com)


Unos meses más tarde la zona fue acondicionada con mucho esmero. Entorno al monolito creció una pequeña rotonda ajardinada y el descampado inicial se convirtió poco a poco en un parque. Las fotos son de 1923 y 1924, respectivamente. A la izquierda de la primera fotografía se divisan los tejados triangulares de la fábrica Mijelson
(Fuente: http://pastvu.com)
 
Fotografía del 1 de agosto de 1967 (mañana esta imagen cumplirá exactamente 47 años), con el entorno completamente alterado respecto a las imágenes anteriores. Otro monolito servía ahora de base a la piedra original. Así llegará hasta nuestros días este monumento
(Fuente: http://vm.ru/)

 Fotografía de la estatua y de la lápida realizada entre 1978 y 1979



 Fotografías recientes del monolito, que continúa en su lugar 91 años después de su inauguración en este rincón tan simbólico de la historia soviética. La inscripción recuerda que aquí se cometió el atentado contra Lenin. En la última fotografía aparece escrita, de forma un tanto extraña, la fecha de 1999 . Quizás se trate de un acto vandálico o de alguna acción espontánea pero con un sentido concreto


Fotografías de la fábrica Mijelson en la actualidad y de la misteriosa Dora (Fanny) Kaplan. Miembro del Partido Social-Revolucionario (SR, de aquí lo de "eserista"), había nacido en Volinia (Ucrania) en 1890 y supuestamente fue ejecutada en Moscú a la edad de 28 años. La verdad sobre lo que sucedió realmente aquel viernes 30 de agosto de 1918 se fue con ella a la tumba

No hay comentarios:

Publicar un comentario